Compromís alerta de la preocupante disminución generalizada de médicos en las prisiones de todo el país

Compromís alerta disminución médicos

El senador Jordi Navarrete ha alertado de la preocupante situación en la que se halla el sistema penitenciario español, tal y como denuncian los sindicatos de prisiones y como se constata en las respuestas e informes que la coalición está recabando del Gobierno central. “La elevada conflictividad y falta de seguridad en las cárceles, la ausencia de inversión en modernización de las mismas y de personal ha sido una constante en los años del PP, que han vaciado las prisiones de trabajadores y sobrecargado hasta límites peligrosos a los funcionarios”, ha indicado Navarrete, que se reunió recientemente con los representantes sindicales de instituciones penitenciarias.

El conjunto de prisiones ha visto reducido el número de médicos en 19 profesionales, lo que supone casi un 6% menos de estos profesionales, que en 2018 se sitúan en el punto más bajo de los últimos cinco años, con 292, frente a los 311 de 2014. Es especialmente alarmante la situación del centro penitenciario de València, que ha pasado de 16 a 11 médicos, “la mayor bajada de España”, tal y como denunciaron los sindicatos recientemente.

Para el senador valencianista “estas cifras constatan una dejadez hacia los recintos penitenciarios como los valencianos, donde la falta de personal y de modernización en las medidas de seguridad está conduciendo a problemas con los presos peligrosos y que coexistan en el Estado prisiones con personal envejecido, con una excesiva carga de trabajo por las amortizaciones de plazas con otras cerradas o a medio gas”, por lo que “es necesario dotar a las prisiones de personal, para evitar traslados al exterior de reclusos, concluir obras y abrir la cárcel de Siete Aguas para reducir reclusos en Picassent y abordar la situación de las transferencias en materia de sanidad a las autonomías y de la actual normativa penitenciaria, que data de 1978, para mejorar las condiciones y adaptarla al actual contexto”.

Complicaciones en Valencia

Algunos casos como el de Picassent son dramáticos. Los actuales efectivos -11 según el informe del Gobierno, pero cuatro en la actualidad- deben organizarse para hacer frente a guardias de 24 horas y atender a los presos con problemas psiquiátricos e infecciosos en dos plantas, en la mayor prisión de España. “A partir del próximo fin de semana serán tres los médicos. En Castellón los dos médicos que hay en la actualidad trabajan con guardias de 24 horas”, denuncia el senador. Desde UGT-PRISIONES  reclaman que ha llegado el momento de solucionar estos problemas en materia sanitaria, pendientes desde 2013, con las transferencias de competencias en materia de sanidad, “por coherencia y responsabilidad”. Compromís mantiene contactos con UGT-PRSIONES y el resto de organizaciones sindicales ante la grave situación a la que se enfrenta este colectivo por la saturación de las cárceles, problemas de seguridad y falta de personal.