“El feminismo en los sindicatos es un trabajo a pie de calle”

feminismo en sindicatos trabajo pie calle

El papel del feminismo en el ámbito sindical fue el tema central de la conferencia ‘Repensar el sindicalismo desde el feminismo’, que la secretaria de la Comisión Ejecutiva Federal de Mujer y Políticas Sociales de la FeSP- UGT, Luz Martínez Ten, ofreció en el Teatro Principal de Burgos, enmarcada en el Ciclo de Conferencias ‘Martes por los Derechos Humanos’ y que organiza desde hace once años La Red Alternativa de Grupos.

«Desde los sindicatos de clase se empezó a trabajar por la igualdad aunque no siempre fue fácil». Situó ese inició de lucha feminista en el sindicalismo en la Revolución Industrial, cuando «la mujer empieza a trabajar en fábricas, como las cigarreras o las compañías textiles» y los obreros «sentían que ese trabajo de las mujer les estaba robando y que ellas abarataban los salarios».

Fueron las cigarreras quienes «inauguraron el movimiento obrero femenino en España y las trabajadoras de las fábricas textiles de Nueva York fueron quienes dieron lugar al 8 de marzo». Ellas hicieron las primeras huelgas y «aunque la mujer ha tardado un poco en entrar en el sindicalismo, después no ha salido», apuntó Martínez Ten, «ya en 1932, UGT hablaba de trabajos ‘igual valor, igual salario’, la mujer siempre ha estado en el corazón de los sindicatos de clase, pero antes hablábamos de mujer y trabajo y ahora de feminismo».

Aseguró que el feminismo en los sindicatos es «un trabajo a pie de calle, no solo ocupar puestos de responsabilidad dentro de la estructura sindical». Recordó que UGT es una entidad con 130 años de historia y como «estructura clásica cuenta con barreras culturales, pero la realidad es que la implicación con el feminismo en estos momentos de todos los miembros del sindicato ha dado un giro de 180 grados».

Explica que «UGT cuenta desde hace años con el sistema de cuotas y en las negociaciones de convenios introducimos cláusulas centradas en la igualdad de género», asevera, «luchamos porque haya mujeres y hombres en todos los espacios laborales y que ambos puedan ejercer la corresponsabilidad parental».

Leer el artículo completo en El correo de Burgos