Interior vacía la cárcel de Archidona y manda a los últimos inmigrantes a otros centros

Interior vacía cárcel Archidona

El Ministerio deporta a la mayoría de extranjeros y traslada a otros sin papeles a Madrid y Barcelona

El Ministerio del Interior ha vaciado este miércoles la cárcel de Archidona, donde recluyó a más de medio millar de inmigrantes llegados a finales de noviembre en patera a las costas del sureste español. Según han confirmado fuentes del Gobierno y de las ONG, el Ejecutivo ha deportado a una gran parte de los extranjeros a Argelia, su país de origen, y al resto los ha repartido por Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) de España. Esta mañana quedaban 67 sin papeles en la instalación penitenciaria malagueña, a los que han enviado a Madrid y Barcelona.

El equipo dirigido por Juan Ignacio Zoido decidió, hace casi dos meses, reconvertir esta prisión en un “CIE temporal”. El ministerio lo hizo pese a que la Ley de Extranjería insiste reiteradamente en que este tipo de reclusión debe desarrollarse en complejos de “carácter no penitenciario”. De hecho, el Defensor del Pueblo cuestionó la medida y la oposición la calificó directamente de “ilegal”.

A mediados de diciembre, el Ejecutivo comenzó con las deportaciones de los inmigrantes encerrados en Archidona. Ante la imposibilidad de expulsar a algunos de ellos, el Gobierno optó por empezar a trasladar a algunos a otros centros de internamiento. Según fuentes de las ONG, esta misma semana se envió a 28 argelinos al CIE de Algeciras y Tarifa. Toda esta operación tenía por objetivo vaciar esta cárcel —que preveía abrir sus puertas en 2018— y ha acabado este miércoles, cuando pasadas la una de la tarde han sacado a los últimos sin papeles.

La reconversión de la cárcel en un CIE temporal ha estado marcada por la polémica.”En solo un mes se han reproducido en Archidona todos los males de los CIE. Se han detectado menores encerrados, pese a que lo prohíbe la legislación; se han cometido irregularidades con los solicitantes de asilo —como evidencia un auto de la Audiencia Nacional— y, por último, se han registrado muertes”, explicaba José Luis Rodríguez Candela, abogado de Andalucía Acoge, uno de los colectivos sociales que ha atendido a los argelinos. A finales de diciembre, uno de los inmigrantes recluidos se suicidó en su celda.

Interior ha argumentado este miércoles que decidió usar la prisión “ante lo que era una situación de emergencia humanitaria”. “Siempre se prefirió esa solución que la de levantar campamentos temporales, como se ha hecho en otros países, que no garantizaban unas mínimas condiciones dignas de vida”, ha afirmado el ministerio.

elpais.com