“La democracia es inviable si convertimos la educación en un negocio”

democracia inviable educación negocio

Con motivo de la celebración el 24 de enero del Día Internacional de la Educación, el Sector de Enseñanza de FeSP-UGT, junto con los sindicatos docentes afiliados a la Internacional de la Educación (IU), participó en una charla-coloquio en la sede del Instituto Cervantes de Madrid, con la presencia de su director, Luis García Montero; Combertty Rodríguez,  coordinador regional principal para América Latina de la Internacional de la Educación (IEAL), y la secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación de Brasil (CNT) y vicecoordinadora de IEAL, Fátima da Siva, acto que fue moderado por la coordinadora de la Campaña Mundial de la Educación en España, Cristina Álvarez.

El director del Instituto Cervantes, además de valorar el importante papel que los sindicatos docentes tienen en la defensa de la educación y los docentes, aseguró que   “la democracia sería imposible sin un contrato educativo en un pacto de convivencia”, porque “educar no es solo informar, es formar. Es inviable la democracia si convertimos la educación en un negocio”.

El coordinador regional principal para América Latina de la Internacional de la Educación (IEAL), Combertty Rodriguez, hizo un repaso sobre los procesos de privatización, mercantilización y comercio educativo en América Latina. Señaló además el destacado papel de los sindicatos de la educación al oponerse a las reformas educativas perjudiciales para la educación pública.

Por su parte, la vicecoordinadora de IEAL, Fátima da Silva, dio cuenta de los cambios que se están sucediendo en toda América Latina, y en especial en Brasil desde la subida al poder de Jair Bolsonaro, lo que implica un cambio drástico de las políticas educativas de los anteriores gobiernos. Da Silva añadió que, en el Parlamento brasileño, la base de religiosos que apoya a Bolsonaro insiste en que los maestros de las escuelas públicas “intentan influir en los alumnos en contra de los valores conservadores”.

Con la declaración por primera vez del 24 de enero como Día Mundial de la Educación, los estados miembros de la ONU reconocen la importancia de adoptar medidas que garanticen una educación inclusiva y equitativa de calidad, en todos los niveles, para que todas las personas puedan acceder a un aprendizaje durante su vida escolar.

De esta manera, con los conocimientos y las aptitudes que adquieran, estarán preparados para aprovechar las oportunidades que se les presenten y podrán participar plenamente en la sociedad y contribuir así al desarrollo sostenible.