La justicia social mejora en Europa, pero España sigue estando en la cola

justicia social mejora Europa España cola

La recuperación del mercado laboral en la UE ha generado un “claro repunte” de la justicia social en los países miembros, pero España, a pesar de una ligera mejoría, sigue a la cola de los 28, sólo por delante de Bulgaria, Rumania y Grecia, según un estudio de la Fundación Bertelsmann. www.bertelsmann-stiftung.de

El “Índice de Justicia Social 2017”, publicado en vísperas de la Cumbre social (#SocialSummit17) que reúne a los líderes europeos en Gotemburgo (Suecia), analiza un total de 38 criterios sociales y económicos y vuelve a estar liderado por Dinamarca, Suecia y Finlandia. Los tres obtienen una calificación por encima del 7, mientras que Grecia sigue cerrando la lista con un 3,7.

España queda con un 4,96 -frente al 4,76 del año pasado- y obtiene su mejor clasificación al estudiarse la salud y la sanidad (puesto 12), pero continúa en el grupo de los cinco últimos países en dos de las seis dimensiones de justicia social analizadas: acceso al mercado laboral (puesto 27) y equidad en la educación (23).

Este informe constata la recuperación del mercado laboral en la mayoría de los países miembros -el desempleo en 2016 disminuyó hasta un 8,7% en el promedio de la Unión, desde el 11% que se registraba en 2013- es el “motor principal” de la mejora en las oportunidades de participación, pero también que se avanza a dos velocidades.

En nuestro país, desde que empezara la crisis, los parados de larga duración han visto como su número aumentaba del 2 % en 2008 a un alarmante 11,5 %. Las personas con un nivel de formación inferior al segundo ciclo de enseñanza secundaria tienen una tasa de paro mucho más alta: 28,9 % (puesto 27). Entre los jóvenes, la tasa de desempleo prácticamente se ha duplicado desde 2008. Con un 48,3 % de paro entre las personas de 15-24 años (puesto 27), el Gobierno español se enfrenta a un desafío político verdaderamente urgente.

Según los autores del estudio, llama la atención que siga aumentando el número de personas que, a pesar de ejercer una actividad remunerada a tiempo completo, están en riesgo de pobreza. En 2015, un 7,8 % de los empleados a tiempo completo estaba en riesgo de pobreza en la UE. En 2013, representaban un 7,2 %. Los motivos de esta situación son, entre otros, un creciente sector de salarios bajos y una división de los mercados laborales en formas regulares y atípicas de empleo.

El informe muestra que el 26,5 por ciento de los niños y jóvenes menores de 18 años están en riesgo de pobreza en la UE, porcentaje que sube al 32,9 por ciento en España. En los países en crisis —Grecia, Italia, España y Portugal— las oportunidades de participación de los jóvenes son claramente peores, como promedio, uno de cada tres niños (33,8 %) está en riesgo de pobreza. En estos cuatro países, a día de hoy hay alrededor de un millón de niños y jóvenes más en riesgo de pobreza y exclusión social que en 2008.

Aart De Geus, presidente y director ejecutivo de la Fundación, considera que esta situación de “jóvenes descolgados” representa una amenaza para el futuro de la sociedad: “La creciente falta de perspectivas de muchas personas jóvenes da alas a los movimientos populistas en auge. No podemos correr el riesgo de que la juventud se retire decepcionada y frustrada de la sociedad”.