Acuerdo contra el cambio climático de la COP21

acuerdo climatico cop21

El nuevo Acuerdo global de Cambio Climático, suscrito por 195 países, reconoce la amenaza real del cambio climático pero le falta ambición a la hora de concretar la cuantificación y el calendario de la senda de reducción de las emisiones, así como sobre la integración del necesario mecanismo de transición justa y el respeto a los derechos humanos, que han quedado relegados al preámbulo del acuerdo y excluidos de las secciones operativas del mismo.

El nuevo acuerdo supone un avance muy importante respecto del Protocolo de Kioto (1997) por el número de países firmantes, incluyendo a los grandes emisores industrializados y emergentes, por el reconocimiento del compromiso con objetivo global de limitar el aumento de la temperatura, pero sin embargo, tiene también una gran debilidad que es la falta de carácter vinculante de los objetivos de reducción de emisiones. Sin duda, el precio del apoyo de los grandes como Estados Unidos ha sido la renuncia de la fuerza legal vinculante.

Los puntos más destacados del nuevo régimen mundial de lucha contra el cambio climático se centran en las siguientes cuestiones:

  • Objetivo de temperatura

Se plantea que el aumento de la temperatura media global de aquí a final de siglo se mantenga por debajo de los 2ºC e incluso hacer esfuerzos para que no supere 1,5ºC, respecto los niveles preindustriales. Aunque se plantea que el pico máximo de las emisiones debe alcanzarse “lo antes posible” por parte de todos los países, no se plantea fecha precisa para empezar a reducir y únicamente se señala que los países en desarrollo tendrán más más tiempo para alcanzar el objetivo.

  • Contribuciones nacionales y responsabilidades diferenciadas

Todos los países firmantes del acuerdo deberán presentar sus planes de reducción de emisiones para la mitigación del cambio climático, conforme al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas entre países industrializados y países en desarrollo. Hasta ahora, 187 países de los 195 que han suscrito el acuerdo ya han presentado sus planes de acción o contribuciones nacionales y hay que subrayar que el aumento de temperatura, extrapolando estimaciones a partir de estos compromisos de reducción, el aumento de temperatura se acercaría a los 3ºC, claramente por encima del objetivo de los 2ºC.

  • Revisión de los compromisos o contribuciones

Puesto que los planes de mitigación comprometidos son insuficientes, se establece un proceso de revisión de las acciones emprendidas cada cinco años. La primera revisión se llevará a cabo en 2018 para realizar la actualización de los compromisos en 2020.

  • Control y transparencia

Se establece un sistema de control a través de un inventario para realizar el seguimiento de los planes nacionales de reducción de emisiones, aunque no habrá sanciones por incumplimiento de objetivos. Se contemplan diferentes niveles de exigencia en la aportación de información en función del grado de desarrollo (industrializados, emergentes y los menos desarrollados).

  • Financiación

El acuerdo incluye la obligación de establecer un sistema de financiación para ayudar a los países con menos recursos para adaptarse al cambio climático y para reducir sus emisiones. Hay un compromiso de los países industrializados de aportar 100.000 millones de dólares para el año 2020 y revisar al alza esta cantidad en adelante, para actualizarse en el año 2025.

Así mismo, se ha creado un mecanismo dedicado a pérdidas y daños para compensar a los países más vulnerables a los impactos del cambio climático y mejorar su capacidad de respuesta a los riesgos climáticos.