El Pacto de Toledo declara que las pensiones de viudedad son contributivas, en respuesta a Báñez

pacto-toledo-declara-pensiones-viudedad-son-contributivas-en-respuesta-a-banez

Demagogia y falsedad impropia

Las declaraciones  a la cadena COPE de Fátima Báñez, el pasado miércoles aludiendo a que “el que se paguen las pensiones de viudedad y orfandad con los Presupuestos, y no con cotizaciones es irrelevante para las personas que las perciben, porque la prestación en sí no cambia”m es una afirmación, según Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, impropia de alguien que ostenta la máxima responsabilidad ministerial pues, en materia de prestaciones de la Seguridad Social y sobre todo de pensiones.

Las fuentes de financiación están -manifiesta Barrera- estrechamente relacionadas con la naturaleza de la prestación. “Concretamente,  las prestaciones de naturaleza asistencial se financian todas con cargo a los Presupuestos del Estado. No así las pensiones, donde la financiación a través de las cotizaciones define a las pensiones como contributivas, configurando la financiación un elemento definitorio de su naturaleza jurídica”.

En sus declaraciones, la ministra “aún contribuye más a extender lo que va más allá de una incorrección o error”, al declarar que “ésta es una propuesta que responde a lo que el Pacto de Toledo pidió en su día: que las pensiones de muerte y supervivencia se paguen desde los Presupuestos Generales del Estado”. Esta afirmación “no reproduce la verdad ni hace honor a lo escrito en el Pacto de Toledo, donde en su última revisión de 2011 ni en la anterior de 2003 no aparece ninguna recomendación semejante a lo afirmado por ella. Por el contrario, en la última revisión del Pacto de Toledo de 2011 se establece con total claridad que “las pensiones de viudedad y orfandad tienen naturaleza contributiva”. Igualmente, en la recomendación primera del Pacto de Toledo contempla que “las pensiones de naturaleza contributiva se financiarán mayormente con ingresos procedentes de las cotizaciones”.

¿Es posible que la ministra no lo sepa? -señala Mari Carmen Barrera-. “Puede ser, como quizá tampoco sepa que las pensiones de viudedad y orfandad forman parte del sistema de pensiones públicas de la seguridad social, desde el año de su creación en 1942 y que las mismas responden a la realidad social de nuestro país, marcada por una muy tardía emancipación femenina e incorporación al mercado laboral, por causas relacionadas directamente con el régimen dictatorial que gobernó nuestro país”.

“La ministra” -declara Barrera- tendría que responder , y no lo hace, aunque ya desde UGT y desde muchos otros ámbitos se