FSP-UGT exige la no discriminación laboral de las personas con VIH

no discriminacion trabajadores vihONUSIDA ha publicado un nuevo informe donde se adoptan estrategias de respuestas rápidas para el tratamiento contra la VIH hasta el 2020.

En dicho informe destacan los programas y tratamientos de VIH de gran impacto que ya se están aplicando en lugares y poblaciones diversas, tales como en adolescentes, mujeres jóvenes y sus parejas, mujeres embarazadas con VIH, gais, hombres que puedan mantener relaciones sexuales con hombres y los usuarios de drogas intravenosas.

Unos de los puntos importantes es mejorar la financiación incluyendo los recursos nacionales para dar respuesta frente al VIH y la reducción a los precios de medicamentos que son vitales para lograr lo fines propuestos.

Tras estas propuestas, la FSP/UGT, le da una nota de atención al Gobierno de España sobre su notable reducción en el PGE para 2016 en Sanidad e Igualdad, unos recortes que imposibilitan alcanzar los objetivos propuestos por la ONUSIDA y que imposibilitan las ayudas a las personas afectadas por esta enfermedad y debilita el emprender acciones políticas dirigidas a la homofobia, xenofobia, violencia de género y el poder dar una respuesta a los afectados por el Sida ante la vulneración del art. 14 de la Constitución española: “Derecho a la no discriminación de todas las personas por razón de nacimiento, raza, sexo, opinión o cualquier otra condición personal y social”

Desde la FSP exigimos la NO discriminación de las personas con el VIH,  su derecho al acceso al trabajo, el deber del trabajo y al derecho al acceso a funciones y cargos públicos, en condiciones de igualdad y de no discriminación, la creación de normativas que incluyan el disfrute de los Derechos Humanos a las personas con VIH, teniendo acceso a todos sus servicios y teniendo en cuenta sus necesidades sanitarias (bajas médicas) durante el proceso de su enfermedad para el mantenimiento del empleo de estas personas.

En la FSP/UGT estamos comprometidos con la defensa de los derechos laborales para todos y la exclusión socio-laboral de las personas con VIH y Sida no hace más que ampliar la desigualdad existente.