Interlocutores sociales europeos alcanzan acuerdo histórico

acuerdo social europeo dic-2015

El 21 de diciembre, en un encuentro auspiciado por la Comisión europea, el Comité de Diálogo Social para la Administración Nacional, del que la Federación de Servicios Públicos de la Unión General de trabajadores (FSP-UGT) forma parte, ha adoptado un acuerdo sobre los derechos de información y consulta a funcionarios y empleados de las administraciones centrarles en Europa.

El acuerdo establece un marco general común de mínimos sobre los derechos a la información y a la consulta a través de sus representantes sindicales, y se espera sea recogida, recogiendo la autonomía de las partes firmantes, por la Comisión para la elaboración de una Directiva Europea que haya de ser transpuesta en los Estado Miembros, de manera que se contribuya al objetivo marcado por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, de relanzar el diálogo social europeo durante su mandato.

El derecho a la información y consulta incluye asuntos tan importantes como la reestructuración, conciliación o salud laboral. Se incluye asimismo una cláusula “no regresiva” que asegura que se aplique la legislación más favorable, en caso que las legislaciones nacionales mejoren el contenido del presente acuerdo.
Se cierra con este acuerdo un agujero en legislación europea en la que se excluía a los empleados públicos de estos derechos ya reconocidos para los empleados privados desde hace más de diez años, traduciéndose de manera concreta el principio europeo de igualdad de derechos y trato.
Las negociaciones del acuerdo, en las que la FSP-UGT ha participado de manera activa dentro del comité asesor, no han sido fáciles ni plenamente satisfactorias. Pero el resultado incluye importantes hallazgos, como la mención específica a los sindicatos como únicos representantes de los trabajadores, una comisión de vigilancia del cumplimiento del acuerdo o posible directiva, y la constatación del Diálogo social como herramienta de trabajo fundamental para garantizar que empleadas y empleados públicos puedan desarrollar su trabajo en condiciones justas y se encuentren en mejores condiciones a la hora de negociar con sus empleadores las condiciones laborales y la calidad de los servicios que prestan, y recuperar así derechos que, en los últimos años, han sido negados o denegados.
La parte sindical (TUNED, compuesta en su mayoría por sindicatos afiliados a la Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos, EPSU, organización que ha liderado las negociaciones) y la patronal de las administraciones EUPAE dan la bienvenida a este acuerdo y esperan sirva no sólo para mejorar la calidad de la Administración, de los servicios que presta y del empleo que ofrece, sino para que su ejemplo sirva para alentar y mejorar el diálogo social nacional en los Estados miembros.