La esperanza no tiene fronteras – Los servicios públicos dan la acogida a los migrantes y refugiados

esperanza no tiene fronteras

En el Día Internacional por la Eliminación de la Discriminación Racial, este 21 de Marzo, la Internacional de Servicios Públicos, ISP, hace un llamado a todos los trabajadores públicos a estar unidos y de pie en favor de migrantes y refugiados, dándoles la bienvenida y luchar en contra del racismo y la xenofobia.

Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP, expresa que “Hoy en día la desigualdad entre y dentro de los países es la más grande de la historia y hay más desplazados que despues la Segunda Guerra Mundial.  Los trabajadores y trabajadoras de los servicios públicos están en la primera línea para recibir y apoyar a migrantes y refugiados.  La esperanza no tiene fronteras y no podemos permitir que los trabajadores nos dividamos por razones de orígenes raciales o nacionales. Debemos estar unidos y asegurar que todas las mujeres, los hombres y los niños tengan acceso a servicios públicos de calidad y sus derechos humanos sean respetados”.

La crisis de refugiados y migrantes está llevando a situaciones críticas en el alcance de los servicios públicos, mismos que han sido desfinanciados y privatizados durante las últimas décadas.  Las mujeres y los niños son las primeras víctimas de la violencia en zonas de conflicto, así como a menudo se mantienen en peligro cuando terminan en campos de refugiados en donde no hay protección, imperio de la ley y la explotación abunda. Las mujeres migrantes están expuestos a la trata, a menudo no tienen acceso a un trabajo decente y la protección social y están fuertemente discriminados, dando lugar a cicatrices físicas y psicológicas que pueden tener un impacto en las generaciones venideras.

Alrededor del mundo, políticos populistas han levantado la bandera del racismo y la xenofobia, para esconder el hecho que ellos representan los interees de unos pocos y no de la mayoría.  Las políticas de austeridad, los acuerdos tributarios secretros, la corrupción, la desregulación del mercado laboral apoyan un modelo económico que cada día tiene más ganancia para una pequeña minoría. El racismo es la causa del sufrimiento inhumano para millones de trabajadores, impulsado por la exclusión económica, social y política y la falta de acceso a la justicia.

Rosa Pavanelli continúa, “Líderes de la UE y los gobiernos están alimentando un proceso político que es inaceptable, vergonzoso y contribuye a la división, el aumento del racismo y la discriminación entre grandes grupos de la población. En lugar de aprovechar la oportunidad histórica de luchar contra el racismo y la xenofobia, la defensa de los valores de Europa y el modelo social europeo a un acuerdo se ha hecho que va en contra de los principios más básicos de los derechos humanos. Continuamos a llamar a un auténtico y seguro pase a Europa incluyendo Turquía, como parte de la responsabilidad global sobre fronteras y que eludan forzar a seres humanos a afrontar los peligros del mar Egéo, los Balcanes y las rutas del Norte-Africa; así como también a parar la desviación de las responsabilidades de la UE en su obligación de protección internacional de los derechos humanos a terceros país.  Queremos puentes, no paredes!”

Combatir el racismo significa retar a los gobiernos y sostener a las oganizaciones que son la voz de los marginados.  Invertir en la educación y las políticas inclusivas son la clave para luchar contra los prejuicios y el racismo. El movimiento sindical debe continuar luchando por legislaciones proacticas para la equidad salarial y de empleo, incluidas a través de la negociación colectiva que eliminarán la discriminación sistemática en el trabajo que afrontan los trabajadores indígenas, mujeres, discapacitados, LBGTi, jóvenes, migrantes y refugiados. En nuestros sindicatos la lucha contra el racismo significa la adopción de un plan de acción anti-racismo que incluye cambios en la representación, la inclusión y la integración de las cuestiones e ideas. Al hacerlo, los trabajadores de servicios públicos crean y contribuyen a una sociedad que elimine realmente el racismo. ¡DI NO AL RACISMO!