“No hemos conocido a Alfonso Alonso. Ha sido el ministro etéreo de esta legislatura”

ministro etereo

El panorama que dejaron las urnas en las elecciones del pasado diciembre aún sigue generando incertidumbre sobre quién asumirá el Gobierno. Mientras, son muchos los temas sanitarios que están encima de la mesa y que no puede solventar un ministro en funciones.
Gaceta Médica ha entrevistado a PILAR NAVARRO Responsable de la Secretaría Federal de Salud, Sociosanitario y Dependencia de la UGT. Reproducimos aquí parte de la conversación.
Pregunta. El Defensor del Pueblo dio carpetazo a la demanda que pusieron contra el decreto de Gestión Clínica (GC) y de Prescripción. Sin embargo, vuelven a la carga, esta vez en el Tribunal Supremo (TS).
Respuesta. La primera queja al Defensor del Pueblo fue porque el ministerio estaba contactando directamente con los profesionales, cuando no tienen capacidad para negociar. En este caso, la Defensora, Soledad Becerril, estipuló que el ministerio podía hablar con los interlocutores que quisiera, siempre y cuando no negociara. Posteriormente cuando salieron los dos textos volvimos a recurrir, destacando que efectivamente habían sido negociados y fue cuando le pidieron al ministerio que argumentara lo que había hecho con los textos. La respuesta de Sanidad no se correspondía con la realidad, y lo que hicimos fue recurrir al TS, que lo ha admitido a trámite. Estamos por tanto a la espera.
P. ¿Qué opinión le merece la GC?
R. La GC tiene muchas fórmulas y no todas son iguales. Consideramos que el modelo que ha desarrollado el ministerio puede inducir a la privatización de los servicios dentro de los hospitales. En este sentido, creemos que una cosa es la gestión clínica como fórmula, y otra bien distinta es querer gestionar el presupuesto, el personal, repartir incentivos y dar retribuciones complementarias. Actualmente, se está interviniendo en una privatización de los servicios. Esta es la demanda que hemos presentado. No hemos tenido posibilidad de negociarlo, y ha sido un texto con el que nos hemos encontrado de repente. Nos los presentaron en el comité consultivo del SNS, que es un órgano de participación del ministerio, y pusimos nuestra queja.
P. El Foro de la Profesión médica amenazó hace unos meses con movilizaciones; se desvincularon del pacto que firmaron en Moncloa… ¿cómo lo valora?
R. En un principio sí que parecía que podría haber algo de diálogo, más bien consultivo, entre los foros y el ministerio, luego todo esto desembocó a una negociación. Tanto médicos como enfermeros saben que están usurpando un ámbito que no les corresponde, porque los únicos que tienen capacidad de negociar somos los sindicatos. Por otra parte, los foros se han encontrado con una situación complicada y es que el acuerdo de la Moncloa se hizo a bombo y platillo… Pero desde luego que el Ámbito de Negociación ha sido el que ha estado sufriendo las consecuencias de las reuniones de los profesionales con Sanidad.
P. ¿Todo esto ha lastrado la relación con el ministerio (hoy en funciones)?
R. Siempre he dicho que el Ámbito era frágil, es decir, un tiempo de entretenimiento donde el ministerio no hablaba con nosotros y negociaba por otro lado. Ahora, con un gobierno en funciones no tenemos prácticamente nada hecho, después de todo lo que hemos trabajado, que no ha sido poco. Lo que no está en el cajón está recurrido y lo que podía haber salido, como el Observatorio del SNS, tampoco ha servido para nada. Al ministro tampoco le conocemos, ha sido el ministro etéreo de esta legislatura, ya que no se ha dignado a recibirnos ni siquiera en las reuniones de participación, con lo cual demuestra la poca voluntad que ha tenido para dar un poco de protagonismo a lo que es la negociación colectiva en el SNS. En estos años han ocurrido cosas tan importantes como los recortes en plantillas, en recursos humanos, retribuciones….
P. Esa situación de precariedad ha aumentado… ¿Hay visos de mejora, con la tasa de reposición?
R. La tasa de reposición para poder recuperar el 100 por cien es muy interesante y puede producir efectos positivos, pero el problema es que venimos de unos recortes muy duros. Que la tasa pueda ser al 100 por cien, no significa que vayamos a recuperar lo perdido. Y además, hay que añadir todo el tema de las jubilaciones. Esto repercute en las listas de espera. Por ejemplo en la Comunidad de Madrid que ya reconoce que están por encima de lo que habían dicho, y la ciudadanía está sufriendo unas repercusiones importantes.
P. ¿Qué tareas tenéis pendientes?
R. Los cuatro grupos que habíamos constituido en el Observatorio. Por un lado, las retribuciones, donde la transferencias sanitarias han producido unas distorsiones en los sueldos enormes, ya que por el mismo trabajo hay comunidades autónomas donde se está cobrando más y además cantidades que no son baladíes. Tenemos un estudio de retribuciones desde el 2004 y nos hemos encontrado con que hay diferencias de hasta 4.000 euros. Nuestra idea era hacer un estudio para paliar la situación y que los sueldos sean homogéneos, independientemente de que luego cada comunidad pueda hacer sus reconocimientos extras. En cuanto a la GC, le pedimos datos al ministerio para que pudiéramos estudiar cómo está la situación en las CC.AA. y qué modelos tienen cada una. Por otra parte, tenemos pendiente la jornada laboral y las cualificaciones de los profesionales. Son cuatro grupos que se han quedado ahí, y que no sabemos qué es lo que ocurre.
P. La troncalidad es otra de las cuestiones que tienen en manos de la justicia, ¿cómo está el proceso?
R. El recurso está admitido a trámite pero todavía no tenemos la resolución. Hay más organizaciones que lo han impugnado, cada uno con sus motivos. La justicia estará estudiando y viendo cómo lo puede poner en marcha y cuáles son los juicios que se tienen que desarrollar. Nosotros demandamos por la falta de negociación. Fue otro decreto que nos lo puso encima de la mesa y sin posibilidad de poder negociar.
P. ¿Qué le pediría a un nuevo gobierno?
R. Le pediría diálogo y negociación, y en segundo lugar, recuperar todo lo perdido. Hay cosas que han producido efectos perversos y tenemos que recuperarlo para empezar a andar en un nuevo tiempo. Esta sería la máxima aspiración, que todo lo que se ha estropeado vuelva a estar como estaba y empezar a construir en positivo. Ahora tenemos un sistema mixto, gracias a lo que se ha hecho años atrás, y nosotros defendemos un sistema universal y público. La universalidad es fundamental. También tendríamos que mirar la financiación del sistema porque es fundamental, tendríamos que priorizar cuestiones. Es verdad que le falta dinero, pero se puede hacer perfectamente y lo único que hay que hacer es priorizar lo que queremos de verdad.