Sindicatos y activistas de todo el mundo boicotean la consulta del Banco Mundial sobre APP

Sindicatos activistas mundo boicotean consulta Banco Mundial APP

Sindicatos y activistas de todo el mundo acusan al Banco Mundial de promover un endeudamiento oculto y peligroso y boicotean la consulta sobre asociaciones público privadas (APP). El boicot se inició cuando el Banco Mundial hizo oídos sordos a las reiteradas peticiones para que dejara de promover APP que ocultan deudas peligrosas. La mayor parte de los gobiernos excluyen los costes de sus libros de contabilidad lo que puede generar una deuda enorme (con consecuencias negativas sobre todo para los países más pobres.L Las ‘notas a los editores’ contienen ejemplos de APP con consecuencias catastrófica

Las investigaciones demuestran que las APP (es decir, los acuerdos entre el sector público y el privado para proporcionar infraestructuras y servicios que normalmente proporcionan los estados) constituyen un riesgo, resultan onerosas e incluyen muchos costes ocultos. A día de hoy, la mayor parte de los gobiernos omite información sobre futuras deudas o pasivos contingentes en sus libros de contabilidad lo que hace que las APP parezcan más baratas y eficientes que la contratación pública tradicional.

Sindicatos y activistas de todo el mundo lazaron este boicot después de que el Banco Mundial ignorara en reiteradas ocasiones sus preocupaciones con respecto a estos costes ocultos. El Banco Mundial es una de las principales instituciones que promueve y ayuda a establecer APP en algunos de los países más pobres del mundo. Las organizaciones han dicho que no van a participar en consultas públicas hasta que el Banco Mundial pida explícitamente a los países que únicamente se planteen optar por APP cuando se informe de la totalidad de sus costes y pasivos contingentes en los balances, y siempre y cuando se registren como deuda de los gobiernos. Asimismo, deberían analizarse de antemano los costes previstos y el impacto de las APP y compararlos con otras opciones para proporcionar los servicios públicos.

Julio Lacuerda, Secretario General de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT, ha afirmado al respecto: “Nosotros no nos oponemos a que el sector privado participe en los proyectos de desarrollo sino a los proyectos costosos y repletos de riesgos que se planifican a puerta cerrada lejos del escrutinio público y que implican que el sector público cargue con la mayor parte del riesgo financiero. Este es el caso de las APP en demasiadas ocasiones.”

“Queremos que todos los costes se recojan dentro de los balances, incluyendo las deudas a futuro, y reclamamos una transparencia absoluta a la hora de negociar y renegociar los contratos. De no ser así, el sector privado se embolsará todos los beneficios mientras que el público sufrirá cada vez que los costes se disparen y los gobiernos se vean obligados a asumir la factura.”

Más de 75 sindicatos y ONG de cuatro continentes han firmado una carta dirigida al Banco Mundial en la que explican las razones para este boicot y le exigen que cambie la situación.