Stop acoso

 

No más permisividad a los problemas de acoso

stop_acoso

El acoso laboral es uno de los problemas más graves que a día de hoy existe en la mayoría de las administraciones y empresas, y esta situación se ve agravada con la falta de prevención, ya que no se hacen las evaluaciones de riesgos psicosociales necesarias así como los protocolos de actuación para prevenir y resolver todos estos problemas.

La persona que sufre acoso puede ver alterada gravemente su salud causándole estrés depresión, alteraciones cardiacas y digestivas… distintas causas que pueden llevar al abandono del trabajo por parte de la víctima. A esto se le suma que la víctima de acoso tiene que empeñar prolongados esfuerzos en defenderse, en lugar de verse protegida por  las instituciones.

Durante estos días vemos como está en los medios el caso de la capitana del Ejercito de Tierra Zaida Cantera (ahora Comandante) quien sufrió un acoso sexual y posteriormente un acoso laboral por parte de su superior, el Teniente Coronel Lezcano-Mújica. Lo sucedido a la Comandante Zaida pone en claro que la víctima de un acoso puede pasarlo muy mal si denuncia al acosador, y esta situación se agrava cuando hablamos de una estructura jerárquica como el Ejercito, ya que según el conducto reglamentario si tiene un problema con su superior (como en este caso) a quien ha de notificárselo es a él. Este último fue condenado judicialmente pero la institución no reaccionó contra los mandos que habían mirado para otro lado (mencionados en la sentencia), sino que la oficial fue acusada de alteración de la fecha de una solicitud de permiso y le pidieron nada menos que seis años de cárcel por deslealtad.

El Ministro de Defensa  Pedro Morenés  es el responsable político de esta organización, y es quien debe dar las oportunas explicaciones y poner todos los medios necesarios para prevenir y actuar contra estos hechos en las instituciones dependientes de su cargo.

 Hay que tener las ideas más claras. El Ejército no es la única institución en la que se producen situaciones de acoso sexual o laboral, pero su funcionamiento disciplinario dificulta la depuración de posibles abusos de los superiores. Aquí se trata de saber si en el seno de las Fuerzas Armadas hay “tolerancia cero” sobre el acoso, como asegura el ministro, que alega la introducción de un delito específico de acoso y abusos sexual en el Código Penal Militar (actualmente en trámite parlamentario);  o si, más bien, se perpetúan las condiciones favorables para que se repitan casos de abusos

Desde FSP-UGT demanda que en todos los centros de trabajo exista una evaluación de riesgos psicosociales y un protocolo para la prevención de acoso laboral y sexual, así como la necesaria protección de las víctimas durante y después del proceso.