UGT exige la dimisión del Consejero de Sanidad

nota prensa suspension examen enfermeriaUGT exige responsabilidades ante la situación creada al personal de enfermería tras la publicación del Auto que paraliza cautelarmente la oposición convocada para el día 22 de Noviembre.

Es indignante, vergonzoso y humillante las consecuencias del auto que hoy hemos conocido, donde deja a todos los aspirantes a un puesto de enfermero/a en esta comunidad en una situación de indefensión sin precedentes.

El Gobierno de la nación denuncia una oposición de enfermería convocada por SACYL para el próximo 22 de Noviembre y la Junta de Castilla y León ha renunciado de facto a defender su propia Orden de Convocatoria, tal y como indica el Auto en su punto Cuarto: “…ha de decirse, como premisa inicial, que se alega por la Administración del Estado –cuestión no rebatida por la Administración autonómica demandada-…”.

Una vez mas la incompetencia y mala fe de las administraciones públicas (Gobierno Central y Junta de Castilla y León) se mofan de la enfermería.

A diez días de la celebración del examen previsto para cubrir 554 plazas de enfermería, se produce la suspensión de un examen que ha convocado a mas de 20.000 titulados de enfermería. Dinero, expectativas de futuro y vida personal de muchos profesionales sacrificadas por las decisiones de unos políticos que sólo se preocupan de justificar sus desvergüenzas, dejando atrás a los ciudadanos, la calidad del servicio sanitario y el empleo público.

Solo en un “país bananero” se pueden reír del esfuerzo que ha supuesto para todos los profesionales de enfermería la preparación de la oposición convocada para el día 22. Es un duro golpe para ellos tanto a nivel profesional, económico y personal; hablamos de tiempo perdido en estudio, tiempo restado a la familia, billetes comprados, hoteles reservados, etc.

El Gobierno Central responsabiliza a la Junta de Castilla y León de su incompetencia, y a su vez la Junta responsabilizará al Gobierno Central de la suspensión, y en medio de esta situación, los paganos y sufridores del desastre, de la irresponsabilidad de unas administraciones que no se merecen, son los profesionales de enfermería.

UGT ante esta situación, exige responsabilidades a las administraciones respectivas, con la dimisión de los “irresponsables” que han provocado esta catástrofe humana, económica y moral para que se empiece a subsanar este “desaguisado”.

UGT pide al Presidente Herrera y al Consejero de Sanidad de esta Comunidad, que soluciones de forma urgente esta situación, porque es intolerable, que en lo que parece una guerra entre Gobiernos (Central y Autonómico), las verdaderas y únicas víctimas sean, como siempre, los trabajadores que aspiran a un puesto de trabajo en estos momentos de crisis y paro en la Comunidad.
UGT va a estudiar las acciones legales a emprender para exigir esas responsabilidades y la reparación de los daños morales, económicos, humanos y familiares, que este hecho sin precedentes supone para la enfermería.

Carmen Ámez Revuelta