UGT-Prisiones denuncia el abandono y la inversión de más de nueve millones en el CIS de Almeria

abandono e inversión más 9 millones CIS Almeria

El mantenimiento y la vigilancia del Centro de Inserción Social de Instituciones Penitenciarias en Almería supone, además, un gasto anual de más de 100.000 euros

UGT-PRISIONES exige respuestas sobre el “oscurantismo” respecto a su apertura, prevista inicialmente para 2012.

El Centro de Inserción Social (CIS) construido por Instituciones Penitenciarias en Almería cumple estos días cuatro años en perfecto estado para su uso, pero cerrado a cal y canto y abandonado por falta de personal, pese a que ha supuesto una inversión superior a los nueve millones de euros. Además, solo el mantenimiento y la vigilancia del edificio cuestan a las arcas públicas más de 100.000 euros anuales.

UGT-PRISIONES  y el resto de las organizaciones sindicales que conforman la plataforma por la defensa de unas condiciones dignas para el personal penitenciario en Almería van exigir respuestas al Ministerio del Interior y al secretario de Instituciones Penitenciarias. UGT-PRISIONES y el resto de organizaciones sindicales  no entendemos el “oscurantismo” de la Administración respecto a su apertura, que estaba prevista inicialmente para 2012.

Sin embargo, problemas de financiación y el ‘hallazgo’ de cables de alta tensión bajo el solar del barrio de El Puche donde se construyó retrasaron su finalización hasta septiembre de 2013. Por aquel entonces, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ya reconoció en una visita a Almería las dificultades económicas, y supeditó su apertura a la disponibilidad presupuestaria en 2014, puesto que el centro, aunque dependiente de la prisión de El Acebuche, debía dotarse con personal propio y, por tanto, necesitará de la correspondiente oferta de empleo público. No obstante, las plazas no han sido todavía convocadas, a pesar de que en febrero de 2016 el Ministerio del Interior avanzó la posibilidad de abrirlo en septiembre de ese mismo año. El actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el propio Yuste volvieron a señalar en Almería el pasado mayo que la apertura sigue pendiente de esa oferta de empleo… del próximo año.

El abandono del edificio ha llevado, incluso, al Ministerio, a estudiar este mismo año la posibilidad de reconvertirlo en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), debido al enorme aumento de la llegada de pateras e inmigrantes a las costas andaluzas en los últimos meses y a la falta de lugares adecuados para acogerlos mientras se tramitan los expedientes de expulsión. Sin embargo, fuentes de Instituciones Penitenciarias han confirmado a EL MUNDO que esta posibilidad ha sido ya “prácticamente descartada’ por Interior.

El CIS de Almería necesitará de alrededor de medio centenar de trabajadores, aunque según fuentes de la prisión almeriense de El Acebuche, de la que dependerá, solo será necesaria la convocatoria de 20 nuevas plazas, puesto que muchos de sus servicios, como cocina, administración o gestión podrían ser prestados por la plantilla actual de la cárcel.

El centro, de tres plantas y construido en un solar de 3.300 metros cuadrados, cuenta con 100 habitaciones dobles y una capacidad para 200 internos de tercer grado, es decir, aquellos que están en la última parte de su condena y viven en régimen de semilibertad, con lo que hacen la mayor parte de su vida en la calle pero deben ir a dormir a prisión. En esta situación se encuentran alrededor del 20% de los internos de El Acebuche, que en la actualidad fluctúa entre los 800 y 900. Su entrada en funcionamiento es importante porque en el Acebuche no existen módulos adecuados para alojar a estos internos, que bien deben compartir espacio con otros de distinto grado, por lo que algunos incluso han tenido que ser trasladados a otras prisiones, como la de Granada.

UGT-PRISIONES exige una respuesta por parte del Secretario General de IIPP.