La lista negra de paraísos fiscales es una farsa

lista negra paraísos fiscales una farsa

Después de meses de trabajo para examinar 90 jurisdicciones y países, a la luz de los criterios de falta de transparencia y medidas fiscales perjudiciales, los Ministros de Hacienda de los Estados Miembros acordaron en Bruselas una pequeña lista de 17 países: Samoa Americana, Bahréin, Barbados, Granada, Guam, Corea del Sur, Macao, Islas Marshall, Mongolia, Namibia, Palao, Panamá, Santa Lucía, Samoa, Trinidad y Tobago, Túnez y los Emiratos Árabes Unidos.

La lista excluye a los países o jurisdicciones tributarias perjudiciales más activos, incluidos Benelux, Irlanda, Malta, Chipre, Suiza, islas de canales británicos, EE. UU. Delaware, Singapur u Hong-Kong. Incluso Bermuda, que alberga la firma de servicios offshore Paradise’s Appleby, no se incluyó en esta lista.

Jan Willem Goudriaan, Secretario General de la FSESP, cree que “Esta lista de paraísos fiscales es una gran farsa. Los ministros de Finanzas de la UE no han acordado una lista negra coherente y transparente que impida las sanciones para que sea efectiva. Junto con los recortes en los impuestos a las empresas en muchos países de la UE, la decisión de hoy significa que la competencia fiscal dentro y fuera de Europa seguirá funcionando a expensas de los salarios de los trabajadores y los servicios públicos de calidad”.

También significa que los sindicatos, las ONG, los periodistas de investigación y los informantes tendrán que seguir haciendo el trabajo de transparencia que los gobiernos no están dispuestos a hacer”.

En la escena internacional, como las normas fiscales para la economía digital se están discutiendo, esta lista es una señal de que la UE está perdiendo su credibilidad en materia de impuestos justos.

Esta lista negra se actualizará una vez cada año, para mediados de 2018 se publicará un informe intermedio por parte de la Comisión europea.

Para nuestra Federación (FeSP-UGT) sigue siendo necesario extremar la vigilancia tributaria sobre las grandes corporaciones y fortunas, ya que muchas de ellas utilizan artificios fiscales para eludir el pago de impuestos, que son muy necesarios para tener unos servicios públicos de calidad. Y nos parece un error excluir a centros financieros clave como Suiza o EE.UU.